SANTO DOMINGO – Cuando ayer se juntaron para posar ante el lente de este medio, un integrante de los Cangrejeros de Santurce bromeó y gritó: “Ahí están los subcampeones”.
Y el jugador estaba en lo cierto. Los peloteros que posaron para la foto son miembros de los subcampeones Indios de Mayagüez en la pelota invernal.
Pero hay un dato interesante en esta edición de Puerto Rico en la Serie del Caribe. La cantidad de jugadores subcampeones presentes es casi similar a los de los campeones Cangrejeros. No es usual.
Un total de nueve integrantes de los Indios fueron reclutados para reforzar el elenco de Santurce. Eso es casi un equipo.
Mientras del plantel original de los Cangrejeros, aquí hay solo 11 jugadores. Algunos no estuvieron disponibles para venir como Reymond Fuentes y Roberto Andino; varios importados no eran elegibles para actuar en el torneo; y otros, simplemente, fueron cortados.
Así que hay muchos de los ‘casi ganadores’ en Puerto Rico que ahora aspiran a una corona en el clásico caribeño.
“Me sorprendió. No esperaba que fueran tantos”, reaccionó ayer el intermedista de los Indios, Jesmuel Valentín.
“A pesar de que nos eliminamos, aquí habemos nueve jugadores representando a Puerto Rico. El talento estaba ahí, pero no ganamos. Todo quedó atrás y ahora nos toca ganar por Puerto Rico”, dijo el hijo del exjugador Tony Valentín.
Los lanzadores Hiram Burgos, Andrew Barbosa, Fernando Cabrera, Álex Burgos, y Álex Claudio junto al jardinero Danny Ortiz y los ‘infielders’ Kennys Vargas, T.J. Rivera y Valentín fueron llamados para reforzar a los Cangrejeros, tras caer en seis partidos en la final por segundo año consecutivo.
Barbosa abrirá mañana ante Cuba y Burgos el viernes frente a México.
“Nosotros tenemos muchos peloteros de primer nivel. Y ahora fuimos llamados para venir aquí a representar a Puerto Rico. Creo que es un orgullo para todos nosotros tener esta oportunidad. Tenemos muy buena relación con todos los demás jugadores”, dijo Vargas.
Rivera, por su lado, se colocó ayer por primera ocasión un uniforme nacional y lucía entusiasmado con su debut en un torneo caribeño. “Estoy muy emocionado. Esta es la primera vez en mi vida que me coloco una camiseta de Puerto Rico”, dijo Rivera al sentirse “cómodo” con la presencia de sus compañeros de equipo.
En la pasada final entre Mayagüez y Santurce hubo varios momentos de tensión en la que los bancos y los bullpens se vaciaron. Esas diferencias que pudieron surgir sobre el terreno de juego, según Valentín, quedan en el pasado. “Son cosas que pasan en el calor del juego. Aquí, no hay ninguna animosidad. Todos nos conocemos y nos llevamos bien. Somos jóvenes con hambre de ganar”, dijo Valentín para concluir.