lunes, 28 de noviembre de 2011

Un Poco de Historia-Tony Chevez y su estadia con Los Indios



                                                   Impulsando al Mayagüez en 1978

Se fajó Antonio Chévez

Por Edgard Tijerino | Deportes



Sencillamente impresionante. Así fue la escalada vertiginosa y fantástica realizada por el sorprendente equipo Indios de Mayagüez en el cierre de temporada del béisbol de Puerto Rico, en 1978. A pocos días de concluir el torneo regular de Puerto Rico, nadie daba un cacao por la tropa de René Lacheman.

Para poder meterse a la fase semifinal, Mayagüez necesitaba ganar sus últimos seis juegos y que Santurce perdiera los cuatro que tenía pendientes. Una difícil ecuación que nadie creyó podría ocurrir, pero fue exactamente lo que sucedió, como si alguien hubiera frotado la lámpara.

En esa vigorosa reacción, el brazo derecho de Antonio Chévez fue determinante ganando dos partidos, lo que le valió el nombramiento de mejor tirador diestro del certamen, pues terminó con un registro de 8-2 y 2.92 en efectividad.

El hecho de que Mayagüez se colara por una grieta en el último grito del drama, se consideró un milagro, por lo que no se le otorgaban posibilidades a los Indios frente al poderoso y espectacular equipo del Caguas, campeón de la serie regular, en uno de los duelos correspondientes a las semifinales.

Sin embargo, Mayagüez volvió a dejar a los entendidos con un palmo de narices, eliminando en apenas cinco juegos (4-1) al mejor equipo del Caribe. Parecía un producto de la fantasía, pero era realidad. Caguas, con toda su galería de súper astros (una docena de big leaguers), se había quedado en la orilla.

Crecido el Mayagüez retó a Bayamón en la serie final. El duelo entre Indios y Vaqueros convirtió a la Isla en un escenario del viejo Oeste... Otra vez, Mayagüez se proyectó triunfante en seis juegos.

El pitcheo considerado el “Talón” del equipo respondió plenamente, y la defensiva calificada como un “colador” estuvo efectiva, además de que su bateo se mantuvo caliente, tal como había estado a lo largo de todo el torneo.

Y llegó la Serie del Caribe. Nuevamente Mayagüez batalló contra pronóstico, terminó imponiendo su ley ganando el clásico con cinco victorias (dos sobre el temible equipo Águilas de Cibao) por una sola derrota ante los Leones de Caracas, pero cuando ya tenía el título en el bolsillo.

El pitcheo volvió a ser clave. Mayagüez ganó por blanqueadas (2-0 y 1-0) sus dos primeros juegos a Cibao y Culiacán, superó luego 7-6 al Caracas y en el juego crucial, con Antonio Chévez en la loma trabajando nueve entradas y un tercio, derrotó por 3-2 al Cibao. El pitcher ganador por Mayagüez fue el relevista Dennis Kiney, pero el trabajo monticular realizado por Chévez fue el factor que permitió mantener a Cibao en jaque.

Posteriormente Mayagüez derrotó 9-3 a Culiacán garantizando el gallardete, y después de una noche de juerga celebrando, los Indios perdieron el último juego frente al Caracas por 7-2.

Ésta fue, en síntesis, la fulgurante trayectoria de un sorprendente equipo que clasificó casi clandestinamente en cuarto lugar, y luego arrasó con la oposición en las series decisivas hasta coronarse Campeón del Caribe.

Tomado de:                                                                       
      

  

Puedes accesar la biografia de Tony Chevez Aqui

No hay comentarios:

Publicar un comentario